Crean “máquina de alucinaciones” que altera la conciencia sin uso de drogas

10
Crean

Imagine que camina por una bulliciosa plaza de la ciudad cuando, de repente, remolinos de colores brillantes cubren el suelo, surge una neblina en el aire e imágenes distorsionadas de perros y pájaros se sobreponen a los cuerpos de la gente que pasa por allí. Sin ser un sueño o bajo los efectos de algún químico. Un grupo de científicos británicos ha hecho posible esta experiencia alucinógena libre de drogas con la creación de la Máquina de Alucinaciones, que combinan un algoritmo de inteligencia artificial, machine learning (aprendizaje automático) y un casco de realidad virtual.

Investigadores del Centro Sackler para la Ciencia de la Conciencia, en la Universidad de Sussex, Reino Unido, crearon la experiencia de inmersión para intentar comprehender cómo el cerebro procesa lo que uno percibe en su entorno y cómo difiere entre lo que es real y lo que no lo es. El neurocientífico Anil Seth, fundador del Centro Sackler, y sus colegas explican que se trata de un medio para estudiar los mecanismos subyacentes a los estados alterados de conciencia sin necesidad de usar sustancias psicodélicas. Esa herramienta, afirman, funciona como una droga en su capacidad de hacer a la gente sentir que está alucinando.

Crear ese estado de alteración en seres humanos, que normalmente se relaciona con enfermedades psicológicas o con el consumo de sustancias como el LSD, ha sido un desafío para la ciencia. Algunos investigadores han inducido alucinaciones con drogas en estudios anteriores sin resultados muy concluyentes. “Como los psicodélicos tienen muchos efectos fisiológicos, es difícil determinar exactamente qué cambia en términos de conciencia”, comenta Seth.

Con la Máquina de Alucionaciones, los científicos son capaces de “simular experiencias visuales alucinatorias de una manera biológicamente plausible y válida”, según describen en un estudio publicado en la revista Scientific Reports. Cuando alguien utiliza la herramienta, que es como un casco con pantalla de realidad virtual, se ve sumergido en vídeos panorámicos en 360 grados, que se modifican con el DeepDream, un software de Google que cambia las imágenes naturales para reflejar imágenes categorizadas por una red neuronal de aprendizaje automático (de dónde vienen los colores psicodélicos), reseñó El País.

En dos pruebas realizadas con 22 personas, los participantes describieron haber experimentado alucinaciones similares a aquellas causadas por sustancias psicoactivas, sobre todo la psilocibina, principal componente de los hongos alucinógenas. Los voluntarios contestaron a preguntas como si sintieron una pérdida de control o una pérdida del sentido de sí mismos, y si vieron patrones geométricos y colores. Las respuestas coincidieron estrechamente con los resultados de un estudio de 2013 sobre el consumo de psilocibina. Los participantes no experimentaron, sin embargo, cualquier sentido de distorsión temporal, lo que sugiere que la herramienta no replica todos los efectos de las drogas.